Eclipse Editorial
Los Shisai conforman, sin lugar a dudas, el grupo de guerreros más desconocido de cuantos existen en Jiin... YOHEI: Clanes de la isla de Jiin: Shisai

El Emperador Sol bien sabe del poder de estos extraordinarios hombres, y al igual que hizo con los Majishan, anhela reclutarlos para su ejército personal y proteger su reinado durante incontables generaciones.

El Gran Alzamiento que amenaza actualmente la isla de Jiin retrasa los planes de un trono en decadencia, acuciado también por las últimas habladurías sobre el regreso de Arashi tras su exilio.

En esta entrada, presentamos al Clan Shisai, los centinelas del destino y su historia.

Equilibrio, pensamiento, energía… todas ellas palabras que en boca de los pobladores de la isla de Jiin recuerdan a los místicos y poderosos sacerdotes y monjes Shisai de la cordillera norte del país.

Un grupo de expertos de la energía espiritual, estudiosos del universo y los misterios de la tierra, del origen del hombre y guardianes de su futuro.

Los Shisai conforman, sin lugar a dudas, el grupo de guerreros (aunque a ellos no les atrae especialmente esa denominación), más desconocido de cuantos existen en Jiin.

Las pocas escrituras que se conservan sobre su fundación responden a leyendas manuscritas recopiladas por historiadores que aseguran provienen de una rama religiosa del viejo continente e instalada en el país un siglo antes del Primer Alzamiento demoníaco.

En su afán por permanecer ocultos a la sociedad, aislados de cualquier conflicto político o territorial, dedicaron su tiempo a elevar su conocimiento a un plano superior incluso al de los hechiceros Majishan, cuyos miembros acabaron sirviendo a las ansias expansionistas del Emperador Sol.

Los Shisai cobraron especial protagonismo, a costa de renunciar a su anonimato, tras su aportación a la guerra demoníaca del Primer Alzamiento.

En el peor de los momentos, un puñado de sacerdotes, las lenguas y testimonios enumeran menos de cien, decantaron la balanza de las tres últimas batallas libradas en norte y sur del lado del hombre, permitiendo expulsar a las tropas Akuma de las principales provincias en un tiempo cercano a ser conquistadas y con un ejército desmoralizado.

Contrarios a recibir regalos, honores imperiales y reconocimiento, desaparecieron del campo de batalla con la misma paz con la que llegaron, tratando de mantener un equilibrio en la convivencia similar al que existía antes de la llegada de los moradores del inframundo.

Pero era demasiado tarde; la población civil los aclamaba, los oficiales los requerían, los guerreros los admiraban y los demonios juraron masacrarlos en su regreso al mundo humano.

Los Shisai dejaron de ser un secreto de los bosques y las montañas. Se crearon rutas de peregrinaje para encontrar sus templos y altares con el fin de ingresar en sus filas como alumnos para aprender el dominio de su tremendo poder espiritual.

Los caminos se sembraron con señales, guías, estatuas…todo orientado a que los curiosos, entusiastas y desesperanzados lograran llegar hasta ellos con la firme idea de convertirse en auténticos guerreros de lo elemental.

Fue entonces cuando los Shisai se fragmentaron en dos bandos: aquellos que apoyaban un movimiento progresista que permitiese legar su conocimiento a nuevas generaciones y aquellos que alzaron muros para aislarse de cualquier contacto con el mundo exterior.

Y es que Yohei te permite alcanzar la victoria por numerosas sendas, sea cual sea tu camino, habrá un clan con el que te identifiques a la hora de liderarlo en la batalla.

Compartir:

No hay comentarios

¿Quieres ser el primero en deja un comentario?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *